canariascoleccion

Difusión de filatelia, numismática y otros coleccionismos

Misiones y misioneros a través de la Filatelia (Segunda parte)

Día 12 de junio de 2022
Autor: Rafael Ángel Raya Sánchez

Continuamos nuestro artículo anterior, reseñando filatélicamente nuevas vidas de santos que vivieron por y para las personas necesitadas de espiritualidad y de ayuda humanitaria.

Francisco de Jasso y Azpilicueta, (nacido el 7 de abril de 1506, muriendo el 3 de diciembre de 1552), más conocido como San Francisco Javier o también como Francisco Xavier, Francisco de Javier o Francés de Jaso, fue un religioso y misionero navarro de la Compañía de Jesús nacido en la localidad de Javier (Reino de Navarra) y fallecido en la isla Shangchuan (China). Fue canonizado por la Iglesia católica con el nombre de san Francisco Javier. Llamado el «apóstol de la India», evangelizó la India, China y Japón, entre otros. Siempre entre enfermos, leprosos, salvajes, presos o pobres, con lenguas muy difíciles de aprender, se lo considera una figura exponencial del misionero. Canonizado en 1622.

José de Anchieta (nacido en San Cristóbal de La Laguna, isla de Tenerife, el 19 de marzo de 1534, y fallecido en Reritiba, Brasil, el 9 de junio de 1597), conocido como el Padre Anchieta, fue un misionero jesuita y santo español en Brasil. Además fue un destacado lingüista, literato, médico, arquitecto, ingeniero, humanista y poeta. Es el primer dramaturgo, el primer gramático y el primer poeta nacido en las Islas Canarias y el padre de la literatura brasileña.

Fue enviado a la portuguesa Universidad de Coímbra en 1548. A la sazón, Portugal era más tolerante que España con los «cristianos nuevos», y tal era la madre del futuro santo. Su madre era hija de Sebastián de Llerena, judío converso del reino de Castilla. Una vez en Coímbra, José ingresó en la Compañía de Jesús y, tras los debidos años de estudio, sería enviado como misionero a Brasil, donde moriría en 1597. Fue uno de los fundadores de las ciudades de São Paulo y Río de Janeiro. El Padre José de Anchieta fue además el “estandarizador” de la lengua tupí.

Fue beatificado por el papa Juan Pablo II en 1980, en una solemne ceremonia realizada en la vaticana Basílica de San Pedro. Debido a su dedicación misionera y evangélica, se le llama el «Apóstol de Brasil» y fue declarado por el papa Benedicto XVI como uno de los trece Intercesores de la Jornada Mundial de la Juventud de 2013, que se celebró en Río de Janeiro.

Toribio Alfonso de Mogrovejo y Robledo (nacido en Mayorga, Valladolid, Corona de Castilla, el 16 de noviembre de 1538, fallecido en Zaña, Virreinato del Perú, 23 de marzo de 1606) fue un sacerdote, arzobispo y misionero católico español, que se desempeñó como 2° Arzobispo de Lima y organizador de la Iglesia en el virreinato del Perú. Es venerado como santo por la Iglesia católica. Canonizado en 1726.

Pedro de San José Betancur (nacido en Vilaflor, Tenerife, Imperio Español, el 21 de marzo de 1626, y fallecido en Santiago de los Caballeros, Capitanía General de Guatemala, Imperio Español, el 25 de abril de 1667), más popularmente conocido como el hermano Pedro, santo hermano Pedro o san Pedro de Vilaflor, fue un religioso terciario franciscano y misionero español, fundador de la Orden de los Betlemitas.

Fue el fundador del primer hospital de convalecientes y de la primera escuela popular para niños y adultos en la que, en el marco de la América hispana del siglo XVII, no se hacía acepción de personas por su raza o sexo: podían asistir por igual niños y niñas, blancos, indígenas, negros y mestizos.​ Además fue el iniciador de un movimiento de hospitalidad para forasteros, sacerdotes y estudiantes. La Orden de los Hermanos Betlemitas, cuyo nombre oficial es Orden de los Hermanos de Belén (o Bethlem), es una orden religiosa católica masculina, clerical, de vida apostólica y de derecho pontificio, fundada en 1656 en Guatemala por el misionero español Pedro de San José de Betancur, con el fin de servir a los pobres. Tiene la particularidad de ser la primera orden religiosa fundada en tierras americanas y la última orden religiosa de la Iglesia católica. A los religiosos de este instituto se les conoce como hermanos betlemitas o simplemente como betlemitas (o bethlemitas) y posponen a sus nombres las siglas O.F.B.

Junípero Serra Ferrer O.F.M. (nacido en Petra, Mallorca, el 24 de noviembre de 1713, y fallecido en Monterrey, Alta California, el 28 de agosto de 1784), bautizado como Miguel José Serra Ferrer y más conocido tradicionalmente como Fray Junípero Serra, fue un fraile franciscano español. Doctor en filosofía y teología, se trasladó a América, donde fundó nueve misiones españolas en la Alta California, y presidió otras quince. Fue beatificado por el papa san Juan Pablo II el 28 de septiembre de 1988, y el 23 de septiembre de 2015 fue canonizado por el papa Francisco, en la ciudad de Washington D. C. A partir de ese momento es también conocido por muchos católicos como San Junípero Serra. En calidad de padre presidente fundó una serie de misiones y atendió a la fundación de otras, con un total entre ambas de nueve misiones. La primera de las misiones fundadas por él fue la de San Diego de Alcalá el 16 de julio de 1769; la misión se encuentra dentro del actual término municipal de San Diego. Estableció su sede central la Misión de San Carlos Borromeo de Carmelo,​ fundada por él en 1770.

En julio de 1771 fundó la Misión de San Antonio de Padua y en agosto la de San Gabriel, esta última en el actual área metropolitana de Los Ángeles.​ El 1 de septiembre de 1772 fundó la Misión de San Luis Obispo de Tolosa.​ También tuvo participación en la fundación de la Misión de San Juan Capistrano en 1776 y en la de San Buenaventura en 1782. Se sabe que visitó las misiones de Santa Clara de Asís y de San Francisco de Asís, esta última en la localidad de San Francisco.

Las misiones fueron primordialmente creadas para evangelizar a los nativos. Otro objetivo fue la integración de las personas en la sociedad española y su capacitación para asumir la propiedad y gestión de la tierra. Como cabeza de la Orden en California, Serra no solamente lidió con cargos religiosos, sino también con otras autoridades españolas en ciudad de México y con los oficiales militares locales que mandaban las guarniciones cercanas.

Antonio María Claret y Clará (nacido en Sallent de Llobregat, 23 de diciembre de 1807, y fallecido en la Abadía de Fontfroide, el 24 de octubre de 1870) fue un religioso español, misionero apostólico en Cataluña y Canarias (1840-1850), arzobispo de Santiago de Cuba (1850-1859) y confesor de la reina Isabel II de España (1857-1869); además de fundador de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María (16 de julio de 1849) y de la Congregación de las Religiosas de María Inmaculada Misioneras Claretianas (1855). Fue presidente del Monasterio de El Escorial (1859-1868), donde fundó una comunidad de eclesiásticos, un seminario y un colegio de segunda enseñanza. En 1860 fue preconizado arzobispo titular de Trajanópolis. Participó del Concilio Vaticano I (1869-1870). Murió en el exilio en la abadía cisterciense de Fontfroide (Francia). Fue beatificado en 1934 y canonizado en 1950.

La Congregación de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María, popularmente conocidos como Claretianos (en latín: Cordis Mariæ Filius, C.M.F.; oficialmente y en italiano: Missionari Clarettiani – Congregazione dei Missionari Figli del Cuore Immacolato di Maria), fue fundada con el fin de buscar en todas las cosas la gloria de Dios, la santificación de sus miembros y la salvación de las almas de todo el mundo.

Dos “Franquigrafos” de los “Misioneros Combonianos” de Madrid.

Daniel Comboni, luego de ser ordenado sacerdote en el Instituto de Niccola Mazza, fue destinado como misionero al Vicariato Apostólico del África Central (actual Archidiócesis de Jartum,  junto a otros cinco misioneros, el 14 de febrero de 1858. La empresa falló por la muerte de los compañeros de Comboni. Razón por la cual tuvo que regresar a Italia. El 1 de junio de 1867, Comboni fundó en Verona un seminario para las misiones extranjeras, una especie de compañía de sacerdotes y laicos, sin voto alguno, aparte de la fidelidad al instituto, contando con la colaboración de los jesuitas para la educación de los futuros misioneros. Comboni llamó a la Compañía Hijos del Sagrado Corazón de Jesús. El 8 de diciembre de 1871 el obispo de Verona aprobó el instituto, convirtiéndose en una sociedad de derecho diocesano. En 1877 el fundador fue nombrado vicario apostólico del África Central y se trasladó a Jartum, sede del Vicariato. Allí murió en 1881. Los Misioneros Combonianos del Corazón de Jesús​ (en latín: Missionarii Comboniani Cordis Iesu), son una congregación religiosa católica de derecho pontificio, fundada por San Daniel Comboni el 1 de junio de 1867, en Verona, Italia. A los religiosos de esta congregación se les conoce como Misioneros Combonianos, o simplemente Combonianos, y posponen a sus nombres las siglas M.C.C.J.

Teresa de Calcuta (nacida en Uskub, actual Skopie, Macedonia del Norte, el  26 de agosto de 1910, y fallecida en Calcuta, el 5 de septiembre de 1997), de nombre secular Agnes Gonxha Bojaxhiu y también conocida como Santa Teresa de Calcuta o Madre Teresa de Calcuta, fue una monja católica de origen albanés, naturalizada india, que fundó la congregación de las Misioneras de la Caridad en Calcuta en 1950. Durante más de 45 años atendió a pobres, enfermos, huérfanos y moribundos, al mismo tiempo que guiaba la expansión de su congregación, en un primer momento en la India y luego en otros países del mundo. Tras su muerte, fue beatificada por el papa Juan Pablo II.

Y hasta aquí, este pequeño repaso a las “Misiones y Misioneros” a través de la Filatelia, y su labor tan importante realizada, evangelizadora y humanitaria, por el mundo entero, entre ellos dos “Canarios” José de Anchieta de San Cristóbal de La Laguna y Pedro de San José Betancur de Vilaflor, ambos de la Isla de Tenerife.

En San Cristóbal de La Laguna, Ciudad Universitaria y Patrimonio Mundial, a 30 de Mayo de 2022 (Día de Canarias).

RAFAEL ANGEL RAYA SANCHEZ

Presidente del Grupo Filatélico y Numismático AGUERE de La Laguna.

One thought on “Misiones y misioneros a través de la Filatelia (Segunda parte)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
Ir al contenido