canariascoleccion

Difusión de filatelia, numismática y otros coleccionismos

El terremoto y las erupciones volcánicas de Tenerife de 1704-1705: A propósito de un pequeño libro.

Día 3 de junio de 2022

Dr. José María Raya Sánchez
Grupo Filatélico y Numismático “Drago” (Icod de los Vinos, Tenerife)

En esta web de coleccionismo de Canarias solemos ver publicados artículos y noticias que tiene que ver sobre todo con filatelia, numismática y postales antiguas, siendo más escasas las referencias a otros tipos de coleccionismos, los cuales también tienen sus aficionados y simpatizantes. Así, por ejemplo, resulta excepcional ver algún trabajo relacionado con el coleccionismo de libros antiguos: la bibliofilia. La Real Academia Española (RAE) define bibliofilia como “la afición a coleccionar libros, y especialmente los raros y curiosos”.

Traigo aquí información sobre un libro adquirido recientemente y que fue publicado en Sevilla en 1705 (Fig. 1) por Francisco de Leefdael, en la imprenta de la Ballestilla: Relación diaria y verdadera de los Terremotos sucedidos en la Isla de Tenerife, Lugar de los Realejos, Villa de la Orotava, su puerto, y otras Vezindades: Sacada de la Original, que de estas Islas ha llegado a esta Corte. Se trata de un libro extraordinariamente raro, que contiene solo 4 páginas (2 hojas), y del que se conocen solo 4 ejemplares más: uno en la Biblioteca de la Universidad de Castilla La Mancha, otro en la Biblioteca Central de Cataluña, en la British Library y un cuarto en la Real Academia de la Historia de Madrid. La imprenta sevillana la Ballestilla fue propiedad de Francisco de Leefdael entre 1700 y 1728, y estaba situada en la casa del Correo viejo de la ciudad. De ella salieron numerosos textos impresos, muchos de ellos de autores de Teatro Clásico de la época, algunos de gran renombre como el madrileño Pedro Calderón de la Barca (1600-1681). A su muerte, su viuda continuó utilizando los nombres de «Francisco de Leefdael» e «Imprenta del Correo Viejo», entre 1729 y 1753 aproximadamente.

En fecha reciente se han cumplido algo más de tres siglos del acontecimiento que recoge este pequeño libro: los seísmos y la erupción volcánica de finales de 1704 y primeros meses de 1705. Cronistas y escritores en diferentes épocas, como José de Viera y Clavijo en sus Noticias de la Historia General de las Islas Canarias (1776), Juan Núñez de la Peña, Agustín Millares, Pascual Madoz, etc. han dejado constancia de los acontecimientos acaecidos en el Valle de Güimar en esta época, a los que se refiere el texto, no sin algunas discrepancias en el relato de los hechos.

La erupción volcánica de 1704-1705 fue una erupción triple que dio lugar a la formación de los volcanes de Siete Fuentes (Arico), Fasnia y Güímar/Arafo, y que se produjo a lo largo de una fractura de más de 10 km de longitud (1). El fenómeno duró casi tres meses, desde el 31 de diciembre de 1704 (en que empezó a escupir lava el volcán de Siete Fuentes de Arico), hasta el 27 de marzo de 1705, y estuvo precedido y acompañado de una serie de movimientos sísmicos de gran intensidad que, según este libro, comenzaron el 24 de diciembre de 1704 (Fig. 2). Al parecer, los terremotos, que se sintieron tanto en Tenerife como en la Gomera, produjeron graves daños en los valles de La Orotava y Güímar, así como en las poblaciones de los Realejos y Candelaria, donde destruyeron más de 70 casas, dejaron en ruina el templo de la Iglesia de la Concepción y produjeron unas 16 víctimas humanas, constituyendo el evento eruptivo de mayor número de muertos de cuantos se han registrado en las Islas en tiempo histórico. Así mismo fueron intensos los efectos en las poblaciones de Los Realejos y Candelaria.

La erupción del Volcán de Siete Fuentes de Arico duró 5-6 días (del 31 de diciembre de 1704 al 4 ó 5 de enero de 1705), y fue la más benigna. Por su parte, el Volcán de Fasnia comenzó su actividad el 5 de enero de 1705, a 1,2 km del anterior, y su erupción duró 8 días, hasta el 13 de enero de 1705, también con pocas repercusiones sobre la población y las estructuras. El último volcán, el de Güímar/Arafo, sin duda el más “agresivo”, irrumpe en la caldera de Pedro Gil el 2 de febrero de 1705 (justo el día de la festividad de la Virgen de Candelaria), a 7,2 km de los anteriores, permaneciendo en erupción 54 días (hasta el 27 de marzo de 1705) y produciendo unas coladas importantes que llegan casi hasta el mar, en las proximidades de la playa de El Socorro, a 9 Km de sus centros de emisión. Recordemos que Conviene recordar que, en el momento de la erupción, los tres pueblos del Valle estaban unidos bajo una única alcaldía pedánea y en una misma parroquia.

Sin duda, lo más significativo de la fase previa a la erupción del Volcán de Güímar/Arafo, fue la muerte del obispo de Canarias, la máxima autoridad religiosa de las islas, don Bernardo de Vicuña y Zuazo (obispo entre 1691 y 1705), como se relata en el propio documento (Fig. 3). El religioso falleció en La Orotava el 31 de enero de 1705. Si bien se dice que la causa del éxitus fue el profundo temor que le produjeron los temblores del Volcán de Güímar/Arafo, no existe constancia de ello y más bien sería una muerte natural por motivo no especificado, quizás en relación con el esfuerzo realizado. Al parecer, el obispo de Tenerife, preocupado por la desesperación de la población, decidió actuar. Observó que las erupciones se iniciaban en días relacionados con la religión cristiana y que entre ellas había un corto intervalo de tiempo. Esta coincidencia le llevó a pensar que los montes de Tenerife estaban poseídos por una fuerza maligna optando por subir a ellos para realizarles un exorcismo (2), con la mala suerte de fallecer en el intento. Se dice que el obispo, que huyó con el clero de la Orotava, murió en una choza en el campo, donde lo habían acogido.

En la actualidad, el volcán de Fasnia se integra en el espacio natural protegido del Parque Nacional del Teide, y los volcanes de Siete Fuentes y de Güímar/Arafo dentro de la denominada Corona Forestal, además del paisaje protegido de Siete Lomas para este último.

Posteriormente a estas tres erupciones, del 5 de mayo al 13 de junio de 1706 tuvo lugar la erupción del volcán de Arenas Negras, en Garachico, tal vez más conocida que la de los anteriores tres volcanes a los que se refiere el libro en cuestión, por su mayor intensidad, con un volumen de lava expulsado superior a la suma de los tres citados arriba. Recordemos que las coladas de este volcán en el norte de la isla destruyeron el puerto de la Villa de Garachico, hasta ese momento considerada la capital comercial de Tenerife. Pero esta es otra historia…

Con este pequeño trabajo quiero también hacer un pequeño hueco y rendir homenaje a la bibliofilia en esta página web, canariascoleccion.com, para dejar constancia de este otro coleccionismo tan interesante, fuente importante, además, de estudios y conocimientos de la Historia de nuestro archipiélago.

Figura 1. Ejemplar de los “Terremotos de Tenerife”, editado en Sevilla en 1705 por Francisco de Leefdael (propiedad del autor).
Figura 2. Comienzo del texto en el que se relatan los principios de movimiento sísmico, el miércoles 24 de diciembre de 1704.
Figura 3. Final del texto en que se recoge el fallecimiento del Obispo.

REFERENCIAS

1. Disponible en: http://info.igme.es/ielig/LIGInfo.aspx?codigo=IC4044

2. Disponible en: https://www.volcanesdecanarias.org/erupciones-historicas-en-tenerife

2 thoughts on “El terremoto y las erupciones volcánicas de Tenerife de 1704-1705: A propósito de un pequeño libro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
Ir al contenido