"PIEZAS POSTALES CON HISTORIA (1)"  

Nota de la redacción:  Presentar a estas alturas la calidad de las publicaciones de los hermanos Raya resultaría pretencioso por nuestra parte, la enorme cantidad de artículos publicados en prensa nacional dicen a las claras la importancia de sus conocimientos. Hoy se suma a nuestra humilde contribución a la Filatelia José María y por el título de su artículo seguro que no va a defraudar a nuestros lectores, ni hoy ni en próximas entregas.

Por José María Raya Sánchez

              Comienzo aquí una serie de artículos breves en los que pretendo ilustrar cómo la filatelia puede contribuir a afianzar o a ampliar nuestros conocimientos de la Historia, la Historia así, con mayúsculas. Y quiero hacerlo con piezas que tengan algún interés de este tipo, aparte del intrínseco, del atribuible sólo a la propia Historia Postal. Quién no se ha encontrado entre sus cartas o tarjetas algunas de ellas que nos dieron dar un pequeño respingo de alegría en el asiento donde habitualmente disfrutamos de nuestro hobby, bien sea por su contenido manuscrito, por la fecha en que circularon, por las ilustraciones que llevaban, por el remitente que las escribió o por el destinatario al que iban dirigidas, por el recorrido peculiar o intrincado que llevaron, por el acontecimiento al que estaban ligadas, etc. Pues de eso se trata, de enseñaros algunas de esas piezas que provocaron esa satisfacción al que suscribe.  

             Y para empezar la serie me gustaría enseñaros una carta prefilatélica que, como prólogo, diré que la compré hace un año en una filatelia de Sevilla, por estas fechas (yo andaba por la Exfilna de Algeciras 2006 y me di un “salto” a la capital hispalense) y cuyo descubrimiento aún recuerdo con agrado.

  Se trata de una carta circulada de Cádiz a Popayán (actual Colombia), fechada el 29 de agosto de 1805, con la marca prefilatélica CÁDIZ lineal en tinta roja, y las siguientes anotaciones manuscritas en el frente: “Yndias”, “1ª Vía”, y “Por Cartagena de Ynd.”. Al dorso lleva un porteo "15" así mismo manuscrito. La carta esta escrita entre particulares, y el remitente en un momento del texto escribe lo siguiente: "Se perdió lo que vino con la Fragata Azucena que fue apresada por los ingleses....... El 20 (agosto) dio fondo en esta Bahía (Cádiz) la Escuadra combinada compuesta por 29 navíos; salió del Ferrol y Coruña y está esperando la de Cartagena. Antes de llegar a Vigo la Escuadra que estuvo en la Martinica tuvo una acción con la Inglesa en la que perdimos dos Navíos......".

 

¿Les suena de algo todo esto? Pues efectivamente, se trata de los preparativos en la Bahía de Cádiz de la Batalla de Trafalgar. La Escuadra combinada es la franco-española, y estamos a finales de Agosto de 1805. La batalla tuvo lugar el 21 de octubre, escasamente dos meses después, al sur del cabo de Trafalgar (que se encuentra al NO de Gibraltar), pero ya se estaba congregando en la bahía de Cádiz la armada franco-española ¿No os parece extraordinario leer una carta escrita por un particular de Cádiz en la que cuenta a un familiar o conocido en Popayán, al otro lado del mundo, todo esto?

 

La Batalla de Trafalgar significó el intento de Napoleón de hacerse con el control de los mares, hasta ese momento en manos de la Royal Navy británica. Recordarán que al frente de la flota franco-española (33 navíos) se encontraba Villeneuve, y que la historia ha venido a demostrar con el paso del tiempo que el almirante francés tuvo bastante culpa del desastre que ocurrió en aquellos mares. Si las opiniones de los españoles Gravina y Churruca hubiesen sido tenidas más en consideración por el francés, tal vez el resultado no hubiera sido el mismo. El almirante francés no supo reaccionar de forma inteligente a la estrategia de la flota inglesa de atacar “en línea” (véase arriba detalle de la batalla), y numerosos testimonios y análisis históricos así lo corroboran. El almirante al mando de la escuadra inglesa (27 naves), Nelson, que murió en la batalla, es uno de los grandes héroes de la nación inglesa (alcanzó una celebridad que sólo el duque de Marlborough y el duque de Wellington han logrado tener en la historia británica). Y es que, de no haber ganado la batalla, Napoleón muy probablemente hubiera invadido Inglaterra con bastante facilidad.