"Mis Maestros de la Pintura en la Filatelia: EL GRECO"

 

Rafael Ángel Raya Sánchez

Grupo F. y N. de Tenerife

Doménikos Theotokópoulos, en griego Δομήνικος Θεοτοκόπουλος, nació Candía, 1541 y murió en Toledo en 1614, conocido como el Greco (el griego),  fue un pintor del final del Renacimiento que desarrolló un estilo muy personal en sus obras de madurez.

Serie de “Pintura Española” del año 1961 dedicada a El Greco, conmemorando el “Día del Sello”

Hasta los 26 años vivió en Creta, donde fue un apreciado maestro de iconos en el estilo posbizantino vigente en la isla. Después residió diez años en Italia, donde se transformó en un pintor renacentista, primero en Venecia, asumiendo plenamente el estilo de Tiziano y Tintoretto, y después en Roma, estudiando el manierismo de Miguel Ángel. En 1577 se estableció en Toledo (España), donde vivió y trabajó el resto de su vida.

Su formación pictórica fue compleja, obtenida en tres focos culturales muy distintos: su primera formación bizantina fue la causante de importantes aspectos de su estilo que florecieron en su madurez; la segunda la obtuvo en Venecia de los pintores del alto renacimiento, especialmente de Tiziano, aprendiendo la pintura al óleo y su gama de colores, considerándose parte de la escuela veneciana; por último, su estancia en Roma le permitió conocer la obra de Miguel Ángel y el manierismo, que se convirtió en su estilo vital, interpretado de una forma autónoma.

Su obra la componen grandes lienzos para retablos de iglesias, numerosos cuadros de devoción para instituciones religiosas, en los que a menudo participó su taller, y un grupo de retratos considerados del máximo nivel. En sus primeras obras maestras españolas se aprecia la influencia de sus maestros italianos.

   

Sin embargo, pronto evolucionó hacia un estilo personal caracterizado por sus figuras manieristas extraordinariamente alargadas con iluminación propia, delgadas, fantasmales, muy expresivas, en ambientes indefinidos y una gama de colores buscando los contrastes. Este estilo se identificó con el espíritu de la Contrarreforma y se fue extremando en sus últimos años.

    

Actualmente está considerado uno de los artistas más grandes de la civilización occidental. Esta alta consideración es reciente y se ha ido formando en los últimos cien años, cambiando la apreciación sobre su pintura formada en los dos siglos y medio que siguieron a su muerte, en que llegó a considerarse un pintor excéntrico y marginal en la historia del arte.

Décimo de lotería que reproduce el cuadro: “La Adoración de los Pastores”, ubicado actualmente en el Museo del Prado en Madrid.

Reproduzco aquí en este artículo, una pequeña parte de mi colección filatélica, sobre este pintor, para mi uno de los más importantes de la historia de la pintura en el mundo entero.